Huelga decir que en nuestra empresa de desbroces y limpiezas de terrenos en Sevilla somos unos apasionados de la estética de los jardines. Por esta simple razón dedicaremos este post a darte algunas ideas para renovar el tuyo, de manera que la frondosidad y exuberancia de la primavera, cuando llegue, pueda campar a sus anchas.

En primer lugar, sería bueno comenzar entendiendo que la aridez del invierno no es una excusa para abandonar nuestro jardín. Más aún, debemos poner más empeño en su cuidado. Así, es indispensable mantener la tierra enriquecida, ya sea con fertilizantes o algún tipo de abono orgánico. Ahí va un truco: si tienes un acuario, aprovecha el agua sucia para nutrir el suelo.

Por otro lado, si tienes un jardín grande, conviene que repares el sistema de riego automático en caso de que esté averiado o que lo instales, si no hay. No obstante, siempre puedes optar por una opción igual de efectiva, pero mucho más económica: crear un sistema de riego por goteo haciendo un pequeño agujero en garrafas de agua de 8 litros que luego serán colocadas cerca de cada planta. No pocas veces hemos visto este simpático sistema mientras realizábamos desbroces y limpiezas de terrenos en Sevilla.

También el invierno ofrece una oportunidad genial para redimensionar el jardín y volver a distribuir los espacios. Cabe destacar que esta tarea requiere de un cuidado muy especial, sobre todo si se trata de ejemplares con raíces ya echadas. Te recomendamos que dejes una distancia igual o ligeramente superior a 30 centímetros entre cada planta, puesto que, dependiendo de la especie, pueden robarse los nutrientes.

Por último, desde Jardines y paisajes te aconsejamos vigilar de cerca la aparición de plagas. Ten en cuenta que la primavera no solo trae belleza, sino un considerable aumento de la calidad de las condiciones de vida necesarias para que aparezcan visitantes indeseados.