En nuestra amplia experiencia en la poda de árboles y palmeras en Sevilla, hemos tenido la suerte de eliminar con éxito problemas de picudo rojo, una de las peores plagas que puede infectar nuestras palmeras. Por eso, queríamos aprovechar el siguiente artículo para darte un poco más de información sobre este problema que puede llegar a ser muy serio.

El picudo rojo es un escarabajo originario del sudeste asiático que llegó a España mediada la década de 1990, y que suele atacar diferentes tipos de palmera, especialmente la canaria y la datilera. Gracias a nuestra experiencia en la poda de árboles y palmeras en Sevilla, hemos podido observar de cerca el comportamiento de este insecto.

Como norma general, el adulto suele medir de dos a cinco centímetros y presenta un tono rojizo salpicado de algunas manchas oscuras. El rostro del picudo rojo presenta una forma alargada muy peculiar. Sus huevos son de muy escaso tamaño, no superando en ningún caso los dos milímetros, con un color blanquecino. Una vez rotos, la larva que aparecerá no presentará patas, siendo de color amarillento su cuerpo y con un tono pardo en su cabeza.

Es importante controlar esta tipo de plaga, ya que el picudo rojo se reproduce de forma rápida. Suelen presentar un ciclo de vida de unos tres o cuatro meses, con tres o incluso cuatro generaciones cada año. Normalmente, suelen aparecer todos en la misma planta mientras haya alimento, pudiendo desplazarse hacia otros objetivos cercanos ante la escasez del mismo.

En Jardines y paisajes somos especialistas en la poda y cirugía vegetal a palmeras afectadas por el picudo rojo. Nuestros expertos te ayudarán de la forma más profesional, asesorándote eficazmente en todo lo que necesites.